Noviembre 6, 2019 – Educación

Universidad en México: 6 causas de la deserción escolar

Por Mariana López

Una persona con título universitario, gana en promedio casi el doble de lo que gana alguien que estudió hasta la preparatoria. Aun así, nada más el 24% de los jóvenes mexicanos mayores de 18 años, ingresan a una universidad. De este pequeño porcentaje, es muy alto el número de estudiantes que suman a la estadística de la deserción escolar.

Un problema para la educación, es la poca inversión pública por parte del estado, que ha generado un deterioro en el sistema educativo en general. Comparemos la inversión por alumno universitario de México y otros países de la OCDE:

inversión por estudiante universitario

La deserción escolar en la universidad

Este es un fenómeno que se debe a varias causas, tales como un sistema educativo sin inversión, el estado económico del país o cuestiones que tienen que ver con la cultura del mismo. Sin embargo, hay otras causas que se pueden derivar o no, de las mencionadas anteriormente.

Enseguida mencionamos algunas que son común denominador en los casos de abandono escolar a nivel universitario.

1.Falta de dinero

Un salario mínimo bajo (102,68 pesos) y una falta de cultura del ahorro en los mexicanos, hacen que su economía sea frágil ante gastos imprevistos o cambios en sus finanzas. Dichos cambios pueden ser la pérdida del empleo de los padres de familia, problemas de salud o endeudamientos inesperados.

Esto afecta directamente la solvencia económica familiar, es entonces cuando los hijos se ven obligados a dejar los estudios.

En los últimos años, la matrícula en universidades privadas ha ido en aumento.  Lo que supone que cada vez más familias paguen colegiaturas que varían entre los 14 mil 500 y los 111 mil pesos por semestre.

El problema es que esos precios aumentan cada cierto tiempo y a menudo este aspecto no es tomado en cuenta por quien se encargará de cubrir ese gasto.

matrícula universitaria en México

Hay casos en los que los estudiantes se enfrentan a la decisión de endeudarse ellos mismos para seguir estudiando o mejor dedicarse a trabajar, ya que es común que se subestimen los gastos que trae consigo la universidad, aunque sea pública y no se paguen colegiaturas.

Hoy existen herramientas financieras que ayudan a las personas a asegurar los estudios universitarios de sus hijos, como lo son los fideicomisos educativos.

En Mango Life hemos creado una guía para que conozcas cómo funcionan los Seguros de Educación, que además de permitirte ahorrar, te incluye una protección por fallecimiento.

2.Tener que trabajar y estudiar

Casi ninguna empresa les ofrece a los estudiantes la oportunidad de tener horarios y cargas de trabajo flexibles, para un desenvolvimiento óptimo tanto en la escuela como en el trabajo. Esta carga puede provocar una caída en el aprovechamiento escolar o más grave, la reprobación de asignaturas.

Una vez que el estudiante obtiene un trabajo remunerado, se le complica priorizar la universidad, ya que sin dinero no podría seguir estudiando, así se crea un círculo vicioso en el que en algún punto no le queda más que dejar la escuela, cuando ya acumuló materias reprobadas y siente que es mejor continuar ganando dinero.

ciclo de estudiar y trabajar

3.Nivel académico bajo

La diferencia entre estudiar la preparatoria y la universidad es grande. Como bien sabemos, el nivel básico de educación en México, se ha visto mermado a lo largo del tiempo por distintas circunstancias.

Entonces cuando un joven llega al nivel universitario, se enfrenta a una exigencia mayor en cuanto a responsabilidades y cargas de trabajo, ya que lleva a cuestas las deficiencias educativas a las que fue expuesto desde la primaria, y que son comunes en nuestro país.

Esto eleva la presión que orilla al alumno a sentirse frustrado y abandonar la universidad.

4.Materias reprobadas

El reprobar constantemente las asignaturas crea problemas con los padres, que no saben cómo reaccionar, agregando presión extra. Esto desalienta al joven y le genera pensamientos negativos:

  • Piensan que eligieron la carrera equivocada
  • Sienten que no son buenos estudiantes
  • Creen que sus padres no los apoyarán
  • Saben que tendrán que pagar más por recursar

5.Falta de motivación

Existe la percepción, de que encontrar un trabajo es más complejo para quien tiene una carrera universitaria que para quien no la tiene. Esto está lejos de ser verdad, aunque es cierto que México tiene una tasa de empleo baja para los profesionistas, en relación con los demás países de la OCDE.

Hay muchos mitos acerca de las carreras universitarias, hay quien dice que ya no conviene invertir tanto en un grado académico que después no traerá muchos beneficios económicos.

Opiniones como “ya no hay tanta diferencia entre tener estudios o no”, son comunes y pueden desmotivar a los estudiantes, si es que no tienen una convicción fuerte por seguir en la escuela o si se les presentan dificultades.

Más allá de motivos monetarios o de oportunidades, por los cuales exista desmotivación para seguir estudiando, hay otros que tienen que ver con temas sociales y de sistema:

  • Un mal ambiente estudiantil
  • Falta de apoyo por parte de los profesores
  • Experiencia de aprendizaje poco estimulante
  • No se sienten escuchados

6.Decepción por la carrera elegida

Ya sea porque no se informaron bien de lo que se trataba la carrera, porque la universidad no cumplió con lo acordado en el plan de estudios o simplemente porque no cubrió con sus expectativas.

Además, es un hecho que gran porcentaje de jóvenes entran a estudiar una carrera que no es de su interés ni concuerda con sus habilidades, muchas veces por influencia de sus padres o por falta de orientación vocacional.

Deserción escolar: Reto y oportunidad

La deserción escolar a nivel universitario representa un enorme reto para la sociedad, pero específicamente para los padres y madres de familia. Ellos son quienes pueden guiar a sus hijos y brindarles las oportunidades necesarias para una vida universitaria exitosa, con planeación, educación y apoyo.

Un seguro de educación, podría ser la opción para muchos padres que desean ahorrar con tiempo y menos esfuerzo.

Si tienes más dudas, por favor escríbenos, estaremos felices de ayudarte a resolver tus preguntas.

Nueva llamada a la acción